Se recomienda como mínimo llevarlo una vez al año, existen ciertas condiciones o circunstancias que requieren hacerlo con mayor frecuencia.

Las revisiones periódicas de la salud de tu perro son de vital importancia para prevenir enfermedades y hacen posible la detección temprana de cualquier alteración de su salud. Suelen realizarse con mayor frecuencia en cachorros y en perros mayores, ya que durante ambas etapas la salud del animal suele ser más vulnerable.

Cachorros. Los chequeos médicos en el cachorro se realizan para programar el calendario vacunal y completar todas las inoculaciones que necesita para fortalecer su sistema inmunitario.

Perros adultos. Como mínimo una vez al año, es necesario que sometamos a nuestro perro a un chequeo integral, es la mejor forma de garantizar su bienestar y de intentar prevenir cualquier problema grave de salud.

Perras embarazadas. Después de la monta y transcurridos unos 25 días de la misma, te recomendamos acudir al centro veterinario para confirmar la gestación, que durará unos 65 días aproximadamente. Durante esta etapa, serán más frecuentes los chequeos médicos a fin de confirmar que toda va bien con los cachorros y la madre. 

Perros mayores. En el caso de los perros mayores (de 7 años o más), deben acudir a los chequeos geriátricos, ya que se enfrentan a una etapa en la que el desgaste de su organismo provoca frecuentemente la aparición de enfermedades tales como artrosis, problemas digestivos, afecciones cardíacas y desórdenes metabólicos. 

Después de las vacaciones. Es recomendable hacer un chequeo de salud a nuestro amigo peludo a la vuelta de vacaciones, tanto si lo llevamos con nosotros como si lo dejamos al cuidado de otras personas