• Vacunas obligatorias para los perros

    Vacunas obligatorias para los perros

    18 de Septiembre de 2018

    Los cachorros comienzan a ser vacunados a partir de las 12 semanas de vida (aproximadamente). Antes de esa etapa, los anticuerpos maternos pueden contrarrestar los efectos. Por ello, en cuanto se puede vacunar a los canes al dejar de consumir leche de la madre, se ha de hacer.

    Cuando se compra un perro, suele entregarse con la cartilla sanitaria y una dosis de algunas vacunas obligatorias. Si el animal no ha sido inmunizado, no puede tener contacto con otros, ya que es más propenso a contagiarse de enfermedades e infecciones.

    Al aplicar la vacuna, el can recibe un preparado de antígenos para un virus específico. De esta manera, el organismo debe reaccionar y actuar sobre esos microorganismos para que no se sigan reproduciendo.

    Tras vacunar al perro, puede sufrir una disminución de la inmunidad celular y enfermar (como sucede con las personas al vacunarse de gripe, por ejemplo). A pesar del estado transitorio de inmunodepresión, es fundamental que estén protegidos de virus y bacterias. Si en el futuro está en contacto con los organismos causantes de las patologías para las que fue inmunizado, no se contagiará.

    Cuando una mascota fue vacunada, es menos probable que sufra enfermedades graves e incluso mortales. Además, se evita la transmisión a las personas, como en el caso de la rabia. Se deben aplicar las vacunas obligatorias (y las opcionales) cuando el animal esté sano y en buenas condiciones. Los efectos secundarios de las vacunas son completamente normales e incluso esperables.

    Por ejemplo, puede tener fiebre alta en las horas siguientes a la aplicación, aparición de ronchas, granitos o picores, sobre todo en la zona donde se colocó la aguja, y desarrollo de quistes. En este último caso, se debe a que el animal no se ha quedado quieto durante la punción, o bien que el líquido de la inyección no ha fluido por la sangre. Si perdura por varios días, debemos llevarlo al veterinario.

  • Enfermedades comunes en los gatos

    Enfermedades comunes en los gatos

    17 de Septiembre de 2018


    Las diez enfermedades más comunes de los gatos que puede padecer tu felino son: 

    Otitis

    . Es una inflamación del conducto auditivo muy común en los perros, pero también en los gatitos y en los gatos adultos. Puede generar dolor y, en casos más extremos, la pérdida de la audició



    Conjuntivitis.

     Es uno de los problemas más frecuentes en los gatos que se puede dar a cualquier edad. Se trata de la inflamación de la mucosa del ojo (de la membrana que lo recubre y del interior del párpado)    



     Rabia

    .

     

    Es uno de los problemas más frecuentes en los gatos que se puede dar a cualquier edad. Se trata de la inflamación de la mucosa del ojo (de la membrana que lo recubre y del interior del párpado)



    Leucemia felina

    . Se trata de un tipo de cáncer que se transmite por contacto de los fluidos corporales, ya sea saliva, sangre u orina



    Panleucopenia felina

    . Generalmente la panleucopenia es conocida como moquillo felino, enteritis o gastroenteritis infecciosa.  Es una enfermedad mortal provocada por un parvovirus y los síntomas más comunes son la fiebre y más adelante la hipotermia, los vómitos, la diarrea, la debilidad, la deshidratación, la anorexia 



    Inmunodeficiencia felina

    . Comúnmente conocido como el sida felino, se trata de una enfermedad que puede llegar a ser mortal causada por el lentivirus



    Peritonitis

    . Es una enfermedad infecciosa causada por un virus de la familia de los coronavirus. Los síntomas más notables son: fiebre, anorexia, aumento del volumen del abdomen y acumulación de líquido en éste, invadiendo así todos los órganos y sistemas del cuerpo



    Problemas gastrointestinales

    . La diarrea, los vómitos, el dolor abdominal, la pérdida de apetito o la debilidad, son varios de los síntomas de esta enfermedad que afecta a nuestra mascota, sobre todo, a los ejemplares jóvenes



    Cistitis.

     Como ocurre en las personas, el sistema urinario es más problemático a medida que el gato envejece. Se forman minerales que obstruyen el conducto urinario, lo que genera dolor al orinar, mucha sed, ausencia total de micción, lamido de la zona urinaria, vómitos o orinar en otro sitio que no sea la caja de arena



    Alergias.

     ¿Sabías que los gatos también pueden tener alergias? Como nos sucede a nosotros, los felinos también pueden tener alergia a muchas cosas distintas, las más comunes son: plantas, polen, hongos, perfumes, productos de limpieza, humo de tabaco, picadura de pulga, algunos alimentos e incluso humanos



  • Con qué frecuencia debo llevar a mi perro al veterinario

    Con qué frecuencia debo llevar a mi perro al veterinario

    17 de Septiembre de 2018

    Se recomienda como mínimo llevarlo una vez al año, existen ciertas condiciones o circunstancias que requieren hacerlo con mayor frecuencia.

    Las revisiones periódicas de la salud de tu perro son de vital importancia para prevenir enfermedades y hacen posible la detección temprana de cualquier alteración de su salud. Suelen realizarse con mayor frecuencia en cachorros y en perros mayores, ya que durante ambas etapas la salud del animal suele ser más vulnerable.

    Cachorros. Los chequeos médicos en el cachorro se realizan para programar el calendario vacunal y completar todas las inoculaciones que necesita para fortalecer su sistema inmunitario.

    Perros adultos. Como mínimo una vez al año, es necesario que sometamos a nuestro perro a un chequeo integral, es la mejor forma de garantizar su bienestar y de intentar prevenir cualquier problema grave de salud.

    Perras embarazadas. Después de la monta y transcurridos unos 25 días de la misma, te recomendamos acudir al centro veterinario para confirmar la gestación, que durará unos 65 días aproximadamente. Durante esta etapa, serán más frecuentes los chequeos médicos a fin de confirmar que toda va bien con los cachorros y la madre. 

    Perros mayores. En el caso de los perros mayores (de 7 años o más), deben acudir a los chequeos geriátricos, ya que se enfrentan a una etapa en la que el desgaste de su organismo provoca frecuentemente la aparición de enfermedades tales como artrosis, problemas digestivos, afecciones cardíacas y desórdenes metabólicos. 

    Después de las vacaciones. Es recomendable hacer un chequeo de salud a nuestro amigo peludo a la vuelta de vacaciones, tanto si lo llevamos con nosotros como si lo dejamos al cuidado de otras personas

  • ATENCIÓN: Cuidado, no dejar comer en la calle a tus mascotas en Burgos

    ATENCIÓN: Cuidado, no dejar comer en la calle a tus mascotas en Burgos

    28 de Julio de 2016


    Casos de envenenamiento en la zona del Río Arlanzón